Esto no es lo mio

Te confieso algo… acabé haciendo lo que hago por accidente.

Allá por el 2005 terminé la carrera de diseño gráfico. Después de pasar un par de años trabajando para algunas empresas, se me ocurrió la estupenda idea de montar mi propia empresa online.

Claro que tenía 24 años, hacía apenas 2 que había acabado la carrera y 0 experiencia en el mundo online.

La hostia fue monumental. Dos años duró la broma, pero a mí me parecieron 10.

Hipotecado, volví a casa de mis padres con el rabo entre las piernas. Pero no aprendí del escarmiento. Y seguía erre que erre con la idea de poder montar mi propio negocio.

Así que me puse a estudiar programación y marketing digital, y para sorpresa mía… me lo pasaba pipa.

Supongo que así es la vida. Unos tienen la suerte de tener muy claro lo que quieren desde pequeños, y otros vamos dando tumbos hasta que encontramos algo que nos de sentido a la vida.

A mí lo que me da sentido a la vida es tener mi propio negocio.

El diseño web y el marketing son solo las herramientas que he aprendido a usar para ello. Y en ese terreno es en el que te puedo ayudar.

¿Por qué me he especializado en el mundo de la salud y el bienestar?

Te pongo en contexto: mi suegro es fisioterapeuta, mi mejor amigo estudió reflexología podal y tengo a dos amigos quiroprácticos. Digamos que de alguna manera he acabado, por accidente, rodeado de gente metida en el mundo.

En definitiva, a través de ellos he conocido y amado este mundo. Me han ayudado incontables veces con problemas de espalda -trabajar detrás de un ordenador es lo que tiene-, han corregido mi forma de caminar y, a través del yoga, aprendí a indagar en mi respiración (¡qué cosas!).

También he conocido de cerca los dolores de cabeza que les trae el negocio: Que si la web no tiene tráfico, que si ahora necesito arreglillos para una página y el diseñador no responde, que si ahora probaré con esta estrategia que leí en un blog, campañas en Google ads, Facebook ads…

Vamos, lo que viene siendo una estrategia de kamikaze. Todo sobre la marcha y YA. Con los consiguientes errores. Y yo les decía:

«Ya es difícil ser bueno en lo tuyo, y encima te sobra tiempo y ganas para dominar el marketing digital. ¡Estás hecho un crack!»

El mal común del emprendedor: el querer llegar a todo. Vamos, que al final tenía que ir yo a apagarles los fuegos.

Y oye, ayudarles me daba una gratificación extra que no tenía con otros clientes: el saber que estoy ayudando a gente que, a su vez, también se dedica a ayudar a gente. Yo había sido un ejemplo.

A lo mejor te suena como una tontería, pero me gusta pensar que de esta manera también aporto mi granito a la hora de mejorar la calidad de vida de las personas.

¿Qué puedo hacer por ti?

  1. Hablar tu idioma. Tu sector es mi especialidad, y no me voy a andar por las ramas con tecnicismos y demás. Tampoco voy a convencerte de usar estrategias o herramientas que recomendaría a la web de un restaurante o a un bufete de abogados.
  2. Ser honesto contigo. Si algo no me cuadra en tu enfoque te lo digo, bailarte el agua no nos haría ningún favor ni a ti ni a mí. Y eso es algo que ya he aprendido con el tiempo.
  3. Ahorrarte una buena pasta. Soy de la opinión de que las webs deberían ser escalables. Mira, tal y como están las cosas lo último que quiero es que te arriesgues a invertir 1000€ en una web que a lo mejor no te convence, o que a los dos meses deje de funcionar. Yo te ofrezco una alternativa mucho más económica pero mucho más flexible.
  4. Darte tranquilidad mes a mes. Tener a alguien cubriéndote las espaldas, dándote soporte técnico y cuidando de que nada malo pase a tu web. Quiero que le dediques a mi trabajo el menor tiempo posible. Que te enfoques en tu negocio.
  5. Hacer que tu web sea rentable. Quiero que tu web sea una inversión que rentabilices y no un gasto. Te ayudaré desde dos frentes: con herramientas de gestión y sabiendo transmitir confianza en internet. ¿Cómo? sigue leyendo.
  6. Dándote el soporte y asesoramiento que necesitas. Tengo una newsletter dónde te hablo de marketing online y técnicas de venta para aumentar tus visitas. ¿Quieres un ejemplo? Más abajo tengo un regalo para ti.

Te invito a leer mi ebook gratuito

En definitiva, tanto si estás empezando y necesitas un empujoncito como si te interesa expandir tu negocio y buscas asesoramiento, escríbeme. Cuéntame lo que necesitas y hablaremos de cómo veo tu enfoque y cómo podrías mejorarlo.

Ten en cuenta lo que te contaba antes. Yo también he tenido que empezar en Internet desde cero y he cometido muchos errores hasta encontrar mi camino. Y por ese camino he aprendido un montón de cosas también.

Más allá de una web, te ofrezco orientación y herramientas para crecer y mejorar.

Pero oye, que si prefieres hacer tu web por tu cuenta también te puedo ayudar, en mi blog encontrarás muchos artículos sobre WordPress y emprendimiento que te facilitarán la tarea.

De cualquier manera, aquí te dejo un recurso gratuito que te puede ayudar.

¡No te vayas sin tu regalo!

Suscríbete y recibe mi ebook GRATUITO:

«18 ideas que puedes aplicar HOY para aumentar las ventas de tu Centro de salud y bienestar»

Además, mando mails periodicamente sobre ideas de marketing y herramientas online que podrás aplicar en tu negocio. Ojo, en cada uno de ellos ofrezco mis servicios. No te suscribas si esto te supone un problema. Si te cansas, siempre te podrás dar de baja en dos clics.

18 ideas para ventas de tu centro de salud